Perdices : Cría de perdices

La cría de perdices en cautividad comenzó alrededor del último cuarto del siglo pasado. El motivo por el cual empezó está lucrativa actividad, fue con el fin de paliar la falta de ejemplares perdices salvajes en muchas de las fincas de caza y algunos territorios donde escaseaban, debido a la modificación de su hábitat, principalmente el abandono de la siembra. La cría de perdices en cautividad aseguraba la disponibilidad de la especie para repoblar esos lugares donde empezaba a escasear.

El fin último de las granjas de perdices es la suelta al campo de los ejemplares obtenidos y debe tenerse en cuenta, es de vital importancia, la pureza genética de los ejemplares que se crían, evitando incluso la mezcla de especies de zonas diferentes. Primero, por su valor cinegético para mantener la raza de la variedad de que se trate.

La especie de perdiz más criada en cautividad es la Alectoris rufa, comúnmente denominada perdiz roja. Esta perdiz es muy valorada además por su característica bravura, por ser el tipo de perdiz con el mayor parecido con los ejemplares en libertad, lo cual es muy apreciado por los cazadores expertos.

Las granjas de cría de perdiz deben respetar al máximo el comportamiento de las aves en la naturaleza: desde la época de formación de las parejas hasta la suelta o venta de los polluelos de perdiz o perdigones. Las fases por las que atraviesa la explotación son: la formación de parejas, la puesta, la incubación, la eclosión y la suelta o venta de los pollos. No todas las explotaciones cubren este ciclo completo, pudiéndose dedicar a alguno de los procesos solamente. Así podemos encontrar granjas de selección, donde se crían perdices de la mayor pureza genética posible y que serán futuros reproductores; granjas de multiplicación de polluelos de perdiz de un día, cuyo destino final serán las granjas de cría, donde permanecerán hasta que sean vendidas como ejemplares adultos a las distintas explotaciones (cotos de caza, ayuntamientos, comunidades autónomas, etc.). Las granjas de perdices que contemplan desde la formación de parejas hasta la venta de perdiz adulta, se llaman granjas de ciclo cerrado y son las que podemos encontrar mayoritariamente.

La calidad de los ejemplares criados en cautividad está en función de su pureza de raza, del respeto a sus hábitos en la naturaleza (grandes voladeros, alimentación natural) y unas instalaciones adecuadas que protejan la salud de estas gallináceas, no solo desde el punto de vista de sanitario, también de depredadores naturales, de lugares poblados o de paso que interfieran en su hábitat, de las inclemencias del tiempo procurándoles zonas de refugio, etc.

El destino de las perdices criadas en cautividad será la repoblación, bien sea para introducirlas en una zona donde nunca habitó, para volver a introducir la especie en lugares de donde ha desaparecido o aumentar la población de zonas que ya cuentan con ejemplares de la misma especie. No obstante, también existen algunas granjas y criadores que se dedican a la venta de perdices para su consumo directo o incluso quienes están especializados en la producción de huevos de perdiz para su posterior venta en supermercados y grandes superficies.

Características de las perdices en función de su cría:

Perdices asilvestradas

Es la perdiz criada en centros de recuperación de faunas, con respeto total a la ecología y comportamiento en la naturaleza. Las perdices asilvestradas son las que tienen mayor valor económico y mejor comportamiento que otro tipo de perdices de criadero y son difíciles de encontrar.

Perdices criadas en semilibertad

La cría de perdices en semilibertad se realiza generalmente en explotaciones familiares y de aficionados que sacrifican el beneficio económico en favor de una cría que respete al máximo las condiciones del hábitat de la perdiz y la pureza de raza de los progenitores. Su producción es muy limitada y el coste por ejemplar elevado. Aún así gozan del favor de algunos clientes a los cuales no les importa pagar la calidad.

Perdiz de plástico

Es la perdiz industrial, la criada en granjas con procesos destinados a la mayor producción posible, que en nada se diferencia de una granja de pollos. La elevada producción reduce los costes y son las perdices más baratas del mercado. Sus clientes desprecian no solo la calidad de los ejemplares, tampoco tienen ningún interés en conocer los procesos de cría industrializados. El precio final es determinante.

LAS PERDICES

PERDIZ ROJA

PERDIZ PARDILLA

PERDIZ CHUKAR

CRÍA DE PERDICES

RECLAMO CON PERDIZ

MÁS INFORMACIÓN

Venta de perdices

Huevos de perdiz

Canto de la perdiz

Perdiz escabechada

Perdiz estofada

hablando sobre perdices desde el 03-07-2003

Condiciones y Privacidad

Logotipos

© Copyright 2003 - PERDICES.COM